Abonos húmicos – beneficios que vienen de la naturaleza

Los cultivos frutales realizados actualmente no solo requieren de los agricultores unos conocimientos especializados sino también el uso de agentes adecuados que estimulan el desarrollo de las plantas y que provienen contra las pérdidas de las cosechas provocadas por condiciones desfavorables del medio ambiente. Un aspecto clave en la fruticultura es el abono adecuado del suelo. Los árboles frutales imponen ciertas limitaciones en el uso de las soluciones más comunes utilizadas en la jardinería, requieren el uso de agentes destacados por su eficacia y facilidad de aplicación. Sirven de ayuda los abonos líquidos que no requieren cavar el subsuelo y lo enriquecen con componentes minerales, aminoácidos y vitaminas imprescindibles para el correcto crecimiento, florecimiento, desarrollo y maduración de frutas. Mirando hacia el pasado es fácil observar que los agentes dominantes que soportaban los cultivos frutales fueron los abonos minerales. Hoy en día, las investigaciones científicas confirman que su empleo causa la esterilización del suelo lo que, en caso de los árboles frutales es equivalente a su degradación. Los cultivos frutales limitan las posibilidades de uso de rotación de cultivos que tiene como objetivo la rehabilitación del suelo. Por esa razón, los horticultores utilizan cada vez más a menudo el abono húmico. Una innovación en el mercado es el preparado THE Total Humus obtenido del lignito. Contiene ácidos húmicos, huminas y ácidos fúlvicos, ayuda en la creación del humus el cual supone para las plantas una fuente alimenticia más rica y acondiciona la correcta gestión acuática en el subsuelo. Es un agente totalmente natural que no causa contaminación del suelo con sustancias químicas y orgánicas nocivas. Está científicamente comprobado que el biohumus contiene ácidos húmicos de una actividad cinco veces mayor que los ácidos húmicos obtenidos como resultado de la fermentación de las sustancias orgánicas en forma de estiércol o compost.

Abono y preparado que protege los cultivos frutales contra el impacto dañino de los microorganismos y contra las condiciones desfavorables del medio ambiente

Cultivos frutales en los cuales se utilizan los abonos ecológicos que suponen la garantía de una cosecha de 10-20% más y por lo tanto generan mayores beneficios. Es preciso resaltar que THE Total Humus es un preparado húmico universal que funciona perfectamente no solo como mejorador de suelos sino también como productos fitofarmacéuticos. Estimulando el desarrollo de la microflora en el subsuelo, elimina los organismos allí existentes que viven como parásitos en las raíces de los árboles frutales y ayuda en el correcto desarrollo de la planta. Empleado como pulverización sobre hojas, genera el crecimiento de su masa, ayudando por lo tanto en el proceso de fotosíntesis, así como protege contra la invasión del moho y de otros microbios que causan la extinción de las partes verdes. El humus líquido es útil también durante la conservación de la cosecha. Causando el engordamiento de la pared celular de las frutas y nivelando los microbios, proviene contra la putrefacción de la cosecha haciendo que, al mismo tiempo, durante muchos meses, guardará su olor y sabor. Es insustituible durante la recuperación de las plantas después de una sequía duradera o daños mecánicos. Es un estimulador de crecimiento natural que, acelerando el crecimiento de las hojas, da la posibilidad de florecimiento y de generar frutos, incluso en condiciones del medio ambiente muy desfavorables. Es preciso recordar que el abono natural THE Total Humus frena también la acción agresiva de los productos fitofarmacéuticos químicos y pesticidas, proviniendo contra la penetración excesiva de las sustancias nocivas, gracias a lo cual las frutas no contienen sustancias tóxicas incluidas en las pulverizaciones.

Sistema radical fuerte – la condición básica del correcto florecimiento de los árboles

El abono con ácidos orgánicos conlleva también una serie de beneficios para el suelo en el que viven las plantas. El estiércol se caracteriza por su influencia perfecta sobre los cultivos frutales, creando una adecuada estructura y consolidación del suelo. Pegando las partículas del subsuelo en agregados, se aumenta la aireación que favorece el correcto desarrollo del sistema radical y, al mismo tiempo, proviene contra la multiplicación de los organismos anaerobios que viven como parásitos en la planta. Es útil tanto en los suelos arenosos, aumentando sus fertilización y cohesión, como en los subsuelos pesados y compactos, garantizando su adecuada aireación. El biohumus regula la reacción del suelo proviniendo contra su acidez o alcalinización excesiva que causa la degradación de la microflora del subsuelo. Uniendo las sustancias nocivas en compuestos inaccesibles para los árboles frutales causa que los cultivos frutales no infrinjan las normas estrictas de calidad de la cosecha. Al mismo tiempo genera nitrógeno en una forma admisible por las plantas. El ácido húmico incluido en el preparado THE Total Humus tiene la capacidad de reducción de la salinidad del subsuelo, protegiendo en particular los árboles frutales jóvenes contra daños y perturbaciones en el crecimiento. Aumentando la cantidad de los coloides capaces de unir las partículas de agua, garantiza la adecuada hidratación del suelo, incluso durante una sequía duradera, proviniendo al mismo tiempo contra la erosión y contra el flujo superficial del agua y de las sustancias alimenticias del subsuelo. El biohumus, como estimulador natural del crecimiento, acelera el crecimiento de las raíces verticales, aumentando la accesibilidad de la planta al agua situado en las capas profundas del subsuelo.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close