Abonos ecológicos que benefician el cultivo bajo invernadero

Cultivos bajo tales protecciones como plástico, agrotextil, túneles de plástico o invernaderos de cristal tienen por objetivo adelantar la fecha de la cosecha y obtener frutos más abundantes y mejores desde el punto de vista de su calidad. Las protecciones cumplen perfectamente su función en caso de los cultivos tempranos de primavera cuando las condiciones atmosféricas no permiten su desarrollo al aire libre. La temperatura demasiado baja del aire y las heladas provocan la extinción de las partes verdes y, como consecuencia, la destrucción total de las plantas. Los cultivos protegidos permiten en cambio elevar la temperatura en torno a las plantas unos 8 grados Celsius de media, lo que no solo permite que las semillas germinen, sino también ayuda a mantener las plantas en buenas condiciones por lo que este método se considera como una de las formas más fáciles para garantizar las condiciones adecuadas a las plantas termófilas en el periodo inicial de su crecimiento. Los agricultores que se deciden por un cultivo de hortalizas protegidas sin embargo deben recordar varios principios básicos que acondicionarán el crecimiento uniforme de las plantas y que garantizarán una cosecha abundante.

Abono con ácidos húmicos – beneficio para el agricultor y para el consumidor

Los cultivos protegidos requieren una adecuada preparación de la base. Antes de que las semillas o los rampollos queden cubiertos con plástico, es preciso emplear mejoradores de suelos que permitan a las plantas una mejor accesibilidad a las sustancias alimenticias, incluyendo el nitrógeno, fósforo, magnesio y potasio, imprescindibles para el correcto metabolismo. Además, eliminarán el riesgo de acumulación de elementos tóxicos en las verduras y frutas enlazándolos y creando compuestos no asimilables por las plantas. Los ensayos científicos llevados a cabo en los últimos años han demostrado que los abonos minerales empleados hasta hace poco no sirven en caso de los cultivos protegidos. Aumentando la concentración de las sales minerales en el subsuelo, se queman muy a menudo los sistemas radicales de las plantas, sin garantizarles al mismo tiempo el nivel óptimo de compuestos alimenticios – microelementos, vitaminas y aminoácidos. En estas ocasiones resultan de ayuda los abonos naturales, incluyendo el, cada vez es más popular, biohumus. En el mercado está disponible un preparado innovador THE TOTALHUMUS, a saber un abono ecológico para verduras y frutas que no solo actúa como mejorador de suelos y estimulador de crecimiento de plantas sino también como un agente que protege perfectamente las cosechas contra el impacto nocivo de los factores ambientales. Su ventaja sobre los abonos orgánicos en forma de estiércol o compost se basa en el hecho de que el preparado está totalmente libre de impurezas en forma de parásitos, sus huevos y endósporas, así como de compuestos químicos nocivos que frenan el crecimiento de las plantas y que empeoran bastante los valores nutricionales y de sabor de verduras y frutas. Este hecho es particularmente importante en caso de los agricultores con cultivos protegidos donde la temperatura elevada y la humedad favorecen la proliferación de parásitos y patógenos que destruyen la cosecha ya en la etapa inicial de su desarrollo. Es preciso añadir que las protecciones crean una barrera física en el empleo de los productos fitofarmacéuticos que ayudan en una lucha eficaz contra los insectos nocivos.

THE TOTALHUMUS – más que un abono

El preparado húmico THE TOTALHUMUS es un abono natural obtenido del lignito que contiene ácidos húmicos y fúlvicos concentrados, así como huminas que favorecen la creación del humus en el suelo el cual supone una fuente nutricional básica para las plantas. El abono orgánico del suelo no solo mejora su fertilidad y proviene contra su esterilización sino favorece también el desarrollo de los microrganismos útiles que, de forma natural, eliminan los insectos nocivos y permiten mantener la correcta estructura del suelo en forma de terrones gracias a que, en las condiciones de acceso limitado de aire, existe una aireación óptima del suelo. El ácido húmico contenido en el abono THE TOTALHUMUS influye además sobre el aumento del nivel de capacidad de almacenamiento del suelo lo que hace que tiene una capacidad natural de regulación de su reacción. Los cultivos protegidos muchas veces están expuestos a una invasión de malas hierbas, cuyo desarrollo favorece la reacción ácida del suelo. Su eliminación es extraordinariamente difícil – las protecciones limitan la posibilidad de pulverización, en cambio el empleo de herbicidas puede provocar la destrucción de la cosecha, frenar el florecimiento de las plantas y el brote de las frutas. THE TOTALHUMUS es un abono soluble en el agua lo que facilita considerablemente su aplicación, incluso en caso de los túneles de plástico de difícil acceso. Es preciso añadir que el abono húmico líquido es empleado también para desinfectar las semillas y los plantones. Los ácido orgánicos incluidos en el abono, protegen las plantas jóvenes contra el impacto de los microorganismos, incluyendo también el moho, con los cuales luchan todo el tiempo los agricultores que llevan a cabo los cultivos protegidos. Es capaz de acelerar la maduración de las frutas, es empleado en general como un abono natural para fresas y tomates, así como para variedades tempranas de tales hortalizas como zanahoria, perejil, rábano, col, lechuga o coliflor. Aplicado en forma de una pulverización, protege las frutas y hortalizas maduras contra los procesos de putrefacción, por lo que alarga su periodo de uso sin causar al mismo tiempo ningún cambio de su sabor ni olor.

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close